Secretos de la huerta

Ahorra y cultiva plantas de una manera increíble

¿Sabes qué tienen en común la cebolla, el ajo, la lechuga, la albahaca, el cilantro y la zanahoria? Piénsalo por un momento… ¿Aún no sabes? La respuesta es que son ingredientes que usas muy a menudo, y puede que no sean muy caros, pero sabemos que poco a poco van sumando. Hoy te traemos unos pequeños trucos para que aprendas como sembrarlos a partir de las sobras.

Cebolla

Conserva la raíz (la parte de abajo de la cebolla, que normalmente desechas) y plántala. Con el tiempo verás el avance de la planta y podrás cosechar pequeñas cebollas verdes, o esperar hasta que el bulbo se desarrolle completamente.

Ajo

Selecciona los dientes de ajo más grandes y que no estén blandos. Siémbralos en tu huerta casera (a unos 5cm de profundidad) con la punta hacia arriba y separados, pues de cada uno brotará una planta. Es muy importante que el riego sea muy frecuente para que las plantas crezcan saludables.

Lechuga

Guarda el tallo de una lechuga y ponlo en un recipiente con agua. Espera unos días, hasta que muestre pequeños brotes y una raíz, y podrás plantarlo en tu huerta casera. ¡Es muy sencillo!

Albahaca y cilantro

Escoge algunos tallos (de 10cm aproximadamente) y ponlos en un vaso con agua, en un lugar donde siempre les de la luz solar. Espera un tiempo, hasta que notes que tienen raíz (de unos 2cm aproximadamente), planta los tallitos en tu huerta casera y no tendrás que preocuparte por comprar albahaca y cilantro de nuevo.

Zanahoria

Conserva la parte de arriba de las zanahorias y ponlas en un recipiente con agua por unos días. Debes revisar su progreso día a día, pues puede pudrirse (es recomendable asegurarse primero de que la zanahoria esté en muy buen estado, pues puede esto puede pasar muy a menudo). Cuando veas un avance y empiecen a retoñar tallitos será hora de pasarla a tu huerta, plantando las zanahorias de tal manera que solo queden los tallitos al descubierto.